Estás en: Inicio > Patologías Cardiovasculares > Fibrilación auricular

FIBRILACIÓN AURICULAR

La fibrilación auricular o atrial es uno de los desórdenes cardiacos más habituales que podemos encontrar en la población. Se produce cuando el ritmo cardiaco sufre una alteración (arritmia). El ritmo o frecuencia cardiaca es el número de veces que el corazón se contrae por minuto los valores normales se encuentran entre los 60 y los 100 latidos/minuto, fuera de ese rango se considera anormal. Si la frecuencia cardiaca es inferior a los parámetros establecidos, la llamamos bradicardia y si es superior a dichos parámetros, la denominamos taquicardia. También debemos tener en cuenta que el pulso se puede elevar o disminuir en función de determinados factores o condiciones, por ejemplo la práctica de un deporte (lo elevará) o el sueño (lo disminuirá), es decir que lo que hace el organismo es adaptarse en función de nuestras necesidades de sangre y oxígeno.

Además, en este trastorno también debemos valorar cómo son los latidos cardiacos, si son regulares o irregulares. 

Los desencadenantes de la fibrilación auricular son diversos, aunque en algunos casos se presenta sin una causa aparente clara; en este último caso hablaríamos de fibrilación auricular idiopática o de causa desconocida (según la Fundación del Corazón un tercio de los casos son de este tipo).

Algunos de los factores de riesgo de este trastorno son: la hipertensión (presión arterial elevada), la presencia previa de enfermedades o problemas cardiacos, algunas enfermedades hormonales como por ejemplo alteraciones del tiroides, etc.

El diagnóstico de la fibrilación auricular puede retrasarse puesto que en muchas ocasiones no provoca síntomas significativos para el paciente. Los síntomas más habituales son: palpitaciones (latidos irregulares y rápidos) y/o astenia (cansancio) con la realización de actividades rutinarias.

Siempre y cuando el paciente siga el tratamiento indicado por su médico, el pronóstico de esta enfermedad es bueno y la aparición de complicaciones es poco frecuente. Uno de los mayores riesgos es el trombo que se produce por la acumulación de sangre en las aurículas debido a la falta de contracción del corazón. Estos depósitos de sangre favorecen la formación de trombos o émbolos, los cuales pueden salir del corazón a través del torrente sanguíneo y obstruir cualquier arteria del cuerpo. La consecuencia de dicho bloqueo es que no se riega correctamente la zona y por tanto tampoco se oxigena, produciéndose la muerte celular; todo ello genera que el órgano afectado (corazón, cerebro, pulmón) pierda su funcionalidad. 
Cuando el riesgo de sufrir una embolia se considere elevado, su médico deberá valorar la prescripción de un tratamiento anticoagulante, con el fin de prevenir estos sucesos. 

Referencias:

Fundaciondelcorazon.com [sede Web]. Qué es la fibrilación auricular [actualizada el 20 de febrero de 2013; acceso 21 de octubre de 2014]. Disponible en:
www.fundaciondelcorazon.com/informacion-para-pacientes/fibrilacion-auricular/que-es-fibrilacion-auricular.html.

Última actualización 29/09/2017
Uso de cookies
Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Política de Cookies.