ICTUS

Según el Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología, el ictus es un trastorno brusco de la circulación cerebral, que altera la función de una determinada región del cerebro.

En España, 130.000 personas sufren un ictus cada año, lo que significa que 1 de cada 6 españoles sufrirá un ictus a lo largo de su vida. Además, es la primera causa de discapacidad física y mental grave en el adulto y de dependencia.

Por lo general, el ictus puede parecer que se presenta de forma súbita e inesperada pero en muchos casos podría prevenirse simplemente con un estilo de vida cardiosaludable. Suele afectar especialmente a personas de edad avanzada, sin embargo aunque la incidencia en jóvenes sea menor también se dan casos (el 15-20% de los ictus se producen en menores de 45 años); estos se deben fundamentalmente a la adquisición de hábitos perjudiciales para la salud. 

Su aparición está relacionada con la unión de varios componentes personales, sociales, sanitarios o ambientales, a los que denominamos factores de riesgo (como la hipertensión arterial, la obesidad, el sedentarismo, la dieta, la diabetes, el colesterol, el tabaco, la toma de anticonceptivos orales o la presencia de determinadas enfermedades como la fibrilación auricular).
Las formas de denominar el ictus son diversas: embolia cerebral, infarto cerebral o apoplejía.

Existen dos tipos de ictus: 

  •    Isquémico: representa un 85% de los casos. Se produce por una falta de riego, es decir el flujo de sangre que debería llegar para “nutrir” el cerebro no es el adecuado debido a la presencia de un trombo en una arteria cerebral; a menudo este trombo se origina en el corazón y se desplaza hasta el cerebro. La consecuencia final es el infarto cerebral, que se trata de una situación irreversible que deja graves secuelas en el paciente. Debido al déficit de sangre (y por tanto de oxígeno y nutrientes) se produce la muerte celular de una zona del cerebro.
  •    Hemorrágico: son mucho menos frecuentes (15%) y como bien indica el nombre se debe a una hemorragia originada por la rotura de un vaso arterial cerebral (por malformaciones congénitas o aneurismas, por ejemplo). El pronóstico en este caso es peor, siendo la tasa de mortalidad muy elevada. Los supervivientes suelen presentar secuelas menos graves a medio plazo.

La detección temprana del ictus es clave para el establecimiento correcto del diagnóstico y su posterior tratamiento. Las primeras horas son fundamentales, cuanto antes se trate, más se reducirá el riesgo de complicaciones y secuelas graves y más probabilidad tendrá el paciente de recuperarse por completo.

Existen 6 signos de alerta de ictus, que por lo general aparecen de forma brusca:

  1.     Pérdida de fuerza súbita e inesperada: se puede producir en la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo. El lado del cuerpo (derecho o izquierdo) afectado dependerá de la       zona del cerebro dañada.
  2.     Trastornos de la sensibilidad: como la sensación de “acorchamiento u hormigueo” también en cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo.
  3.     Pérdida parcial o total de la visión, en uno o ambos ojos.
  4.     Alteración repentina del habla, lo que se conoce como afasia; se trata de la dificultad para expresarse, lenguaje difícil de articular, incoherente…
  5.     Dolor de cabeza, de intensidad inhabitual y sin causa aparente.
  6.     Sensación de vértigo, inestabilidad, pérdida del equilibrio o caídas bruscas inexplicadas.

Referencias:

Ictussen.org [sede Web]. ¿Qué es el ictus?, ¿Cuáles son sus causas? Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología. [acceso 21 de octubre de 2014]. Disponible en: www.ictussen.org/?q=node/90. 
Observatorio del ictus.com [sede Web].  ¿Qué es un ictus? [acceso 21 de octubre de 2014]. Disponible en:  
www.observatoriodelictus.com/index.php/que-es-un-ictus. 

Última actualización 13/07/2017
Uso de cookies
Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Política de Cookies.