Estás en: Inicio > Más tranquilo > Recomendaciones

FIBRILACIÓN AURICULAR, ICTUS Y SITUACIONES DE URGENCIA ASOCIADAS A SU TRATAMIENTO

 

¿Qué es la fibrilación auricular?

La fibrilación auricular (FA) es la arritmia cardiaca más frecuente y se produce cuando el ritmo cardiaco es irregular y anormal: la aurícula se bambolea de forma errónea y la sangre se queda retenida dentro de su cavidad.

Uno de los principales peligros de la FA es el estancamiento de la sangre en la aurícula debido a la alteración de la contractilidad. Como esta no se contrae debidamente, la sangre no circula de manera correcta hacia el ventrículo, lo que permite que un volumen importante se estanque en la cavidad auricular aumentando enormemente el riesgo de que se coagule dentro de ella. Estos coágulos pueden desprenderse de las paredes auriculares y navegar por el torrente circulatorio e impactar bien en el cerebro (produciendo lo que se denomina un ictus), bien en el sistema vascular periférico (produciendo daños irreparables en otros órganos del cuerpo). Aproximadamente, un 35% de los ictus son debidos a trombos (coágulos) originados en corazones que se encuentran en FA.

 

¿Cómo se diagnostica?

Muchas personas con FA no presentan síntomas, lo que dificulta su diagnóstico. El síntoma más frecuente son las palpitaciones, que se notan como un latido rápido e irregular del corazón. Otras veces, la principal molestia que se manifestará será el cansancio o la fatiga al realizar actividades cotidianas.

A menudo, su diagnóstico se produce ante la manifestación de complicaciones asociadas a la FA como es el caso del ictus, los ataques isquémicos transitorios (AIT), la embolia periférica o la insuficiencia cardiaca. Ante la presencia de disnea (dificutad para respirar), palpitaciones, síncope, malestar torácico, AIT e ictus se investigará si existe FA.

La detección de un pulso irregular hará sospechar la presencia de FA. El diagnóstico se realiza con el electrocardiograma (ECG), un examen que registra la actividad eléctrica del corazón.

 

Tratamiento

El tratamiento de la FA no solo se dirige a tratar de controlar la arritmia y sus síntomas, sino también a prevenir la formación de trombos que podrían ocasionar un ictus y con él graves consecuencias, incluida la muerte.

Para la prevención del ictus está indicado el tratamiento con fármacos que actúan sobre la agregación plaquetaria o fármacos que impiden la coagulación de la sangre.

 

¿En que consisten los fármacos que actúan sobre la agregación plaquetaria?

Las plaquetas son unos componentes de la sangre que tienen la misión de prevenir las hemorragias mediante la formación de un coágulo en cualquier zona de sangrado, interrumpiendo de ese modo la pérdida de sangre e iniciando las tareas de reparación. Es un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo. La acción de estos fármacos sobre la agregación de las plaquetas, que se expresa por una inhibición de la misma, se utiliza como un recurso terapéutico de naturaleza antitrombótica en las enfermedades vasculares arteriales.

 

¿Cómo actúan los fármacos que impiden la coagulación?

Se trata de medicamentos que inhiben la coagulación de la sangre para evitar la formación de trombos en la aurícula y por tanto previenen las embolias e infartos, tanto cerebrales como en otras zonas.

 

¿Cuándo y cómo tomar esta medicación?

  • No debe tomar ningún medicamento nuevo sin consultarlo con su médico.
  • Si usted tiene un calendario, es recomendable marcar en la casilla de cada día el momento de tomarla. De esta forma sabemos si algún día ha olvidado tomarla.
  • No debe automedicarse.
  • Advertir siempre que toma esta medicación a todos los profesionales sanitarios de los que reciba asistencia.
  • Es recomendable llevar algún tipo de identificación que indique el uso de estos fármacos.

¿Qué hacer cuando se olvida de tomar la medicación?

  • Nunca tomar una doble dosis al día siguiente.
  • Indique en su próximo control la dosis olvidada.

 

¿Qué complicaciones tienen estos fármacos?

La complicación más grave es la hemorragia.

Hemorragias de mayor importancia:

Sangre en la orina (hematuria): si la orina parece oscura (color café) o rosada debe acudir al centro de salud/Servicio de Urgencias.

Heces con sangre: si las heces son negras como petróleo (se denominan melenas), debe acudir al centro de salud/Servicio de Urgencias. Si aparecen mezcladas con sangre roja acuda a la consulta lo antes posible.

Hemorragias de menor importancia

Por la nariz:presionar sobre el lado del tabique nasal por el que sangre. Si no cesa, acuda al centro de salud/Servicio de Urgencias. Controlar la presión arterial.

Por la encía: acuda a revisiones periódicas con su dentista. Utilice seda dental encerada y cepillos de cerdas suaves y cabeza pequeña. Hematomas

 

¿Existen situaciones cotidianas en las que este tratamiento pueda representar un riesgo?


 

Materiales formativos

Puedes encontrar toda esta información en los diferentes materiales educativos que hemos preparado. Descarga la versión que mejor se adapte a ti!

Material para el paciente anticoagulado
Material para enfermería

Última actualización 13/07/2017
Uso de cookies
Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Política de Cookies.