POR QUÉ SE FORMAN LOS TROMBOS

Los coágulos sanguíneos son el producto resultante de la coagulación de la sangre. Un trombo es un coágulo de sangre que no se disuelve y permanece dentro del vaso sanguíneo en el que se ha formado. El trombo o parte del mismo puede desprenderse del vaso y viajar a través del torrente sanguíneo. Cuando esto ocurre el trombo pasa a denominarse émbolo.

Tanto los trombos como los émbolos pueden enclavarse en un vaso sanguíneo y bloquear el flujo de sangre en ese lugar. Este bloqueo priva al tejido de la zona de la llegada normal de sangre y oxígeno, situación que se conoce como isquemia. La isquemia puede producir la muerte (infarto, necrosis) del tejido en cuestión.
Los émbolos en los vasos pueden afectar a las extremidades (especialmente piernas y pies), al cerebro (ictus) o al corazón (infarto de miocardio). Si afecta a las arterias que aportan sangre a los pulmones, hablamos de embolismo pulmonar.

Trombo: plaquetas, fibrina y glóbulos rojos 

                                            

Referencias:

Anticoagulante.es [sede Web]. Por qué se forman los trombos. [actualizada el 9 de septiembre de 2014; acceso 21 de octubre de 2014]. Disponible en: www.anticoagulante.es/ictus/Por_que_se_forman_los_trombos.html

Última actualización 18/04/2018
Uso de cookies
Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Política de Cookies.